You Tube  facebook

sitemap

Imprimir

Herpes genital

El herpes genital está causado por dos tipos virus herpes simplex, VHS-1 y VHS-2. El VHS-2 es la causa más común de herpes genital. El herpes se contagia a través del contacto sexual vaginal, anal u oral o a través de los besos. El virus se trasmite al producirse el contacto con las úlceras o secreciones, pero en mayor medida a través de lesiones no reconocidas o la eliminación viral asintomática. El herpes puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo y el parto.

Presentación:

Entre el 60 y el 70 por ciento de las personas infectadas no presentan síntomas6. Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 12 días después de la infección.

Síntomas:

  • Ampollas o úlceras en la boca, labios, genitales, ano o áreas circundantes
  • Ardor o dolor al orinar
  • Prurito u hormigueo en la zona afectada
  • La infección inicial (primaria) puede estar acompañada de síntomas gripales, como cefalea, fiebre, malestar, dolores musculares y linfadenopatía inguinal. Las ampollas pueden formar úlceras extremadamente dolorosas. Las úlceras de la infección primaria generalmente forman una costra y se curan dentro de 1 a 3 semanas.

Complicaciones:

Una vez que una persona se infecta con el herpes, se lleva el virus de por vida. A menudo se mantiene latente y no causa síntomas por largos períodos. La eliminación viral asintomática puede persistir entre brotes y así transmitirse a la pareja sexual. Algunas personas experimentan brotes recurrentes. El prurito y el hormigueo son a menudo una señal de alerta de que pronto se producirá un rebrote. La frecuencia y gravedad de los brotes varía de persona a persona.

Se pueden producir una serie de brotes durante el primer año después de la infección pero la frecuencia en general disminuye con el tiempo. Durante los brotes recurrentes, las úlceras suelen curarse entre 3 y 7 días y no son tan dolorosas como en la infección primaria. Quienes tienen sistemas inmunológicos deprimidos pueden presentar úlceras persistentes y serias. Las infecciones por el herpes oral pueden resultar en encefalitis.

El herpes genital puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo y el parto. La infección primaria durante el embarazo puede resultar en aborto, retardo del crecimiento fetal y parto prematuro. El potencial de la transmisión es mayor si la infección primaria tiene lugar cerca del parto. Entre el 30 y el 50 por ciento de los bebés nacidos por parto vaginal de una madre con infección primaria se verán infectados por el virus del herpes.  Los bebés nacidos de madres con herpes recurrente al momento del parto, entre el 1 y el 4 por ciento serán infectados. De los niños infectados por el herpes al nacer, el 30 al 60 por ciento mueren dentro del primer mes de vida.
Quienes sobreviven, pueden tener complicaciones duraderas como retrazo mental y convulsiones7. La cesárea está indicada si la madre tiene un brote al momento del parto.