You Tube  facebook

sitemap

Imprimir

Sífilis

La sífilis está causada por una bacteria espiroqueta, treponema pallidum. Es transmitida por vía de sexo vaginal, anal y oral como resultado del contacto directo de úlceras de sífilis que se encuentran principalmente en el área genital, o por contacto con el semen, los fluidos vaginales, la saliva o la sangre de las personas infectadas. La transmisión también se puede producir por transfusión de sangre, y de madre a hijo durante el embarazo o el parto.

Presentación:

La sífilis es una enfermedad compleja que causa una variedad de síntomas en diferentes estadios de la infección. La infección puede invadir cualquier parte del cuerpo. El panorama clínico para hombres y mujeres es similar. Los síntomas pueden aparecer dentro de los diez días hasta los tres meses, pero en general aparecen unas tres semanas después de la infección.

Sífilis primaria – uno a tres meses:
Prevención
  • El primer signo de infección por sífilis es generalmente una úlcera pequeña e indolora (chancro) en el área de contacto sexual (pene, vagina, ano, recto o boca). La úlcera puede aparecer en el cuello uterino o en el recto y por lo tanto puede no ser evidente. La úlcera en general desaparece dentro de los cuatro a seis días, incluso sin tratamiento. Si no se trata, la enfermedad puede progresar al segundo estadio.
Sífilis secundaria – uno a tres meses:
  • En alrededor de un tercio de los casos no tratados, a medida que la úlcera se cura aparece una erupción generalizada en la piel que puede incluir las palmas de las manos y las plantas de los pies o superficies mucosas. Los condilomas planos son lesiones indoloras de superficie elevada que aparecen en el perineo. Las erupciones desaparecen aun sin tratamiento. El individuo también puede experimentar cansancio, dolor de garganta, pérdida de pelo en forma parcial, dolor muscular, linfadenopatía y fiebre. Estos síntomas desaparecen desde unas pocas semanas hasta 12 meses. Si bien los síntomas iniciales de la sífilis desaparecen espontáneamente, la infección de la sífilis permanece en el cuerpo si no es tratada.
Sífilis latente – dos a cincuenta años:
  • Cuando los síntomas secundarios desaparecen, comienza el estadio latente (oculto) de la sífilis. Si bien no hay síntomas, la infección comienza a dañar los sistemas músculo-esquelético, cardiovascular y nervioso. De todos los casos de sífilis no tratada, el 30 por ciento avanza a la etapa terciaria mientras que el 70 por ciento la tienen latente de por vida.
Sífilis terciaria (tardía):
  • El daño interno que comenzó durante la etapa latente se hace evidente en el estadio tardío. Pueden aparecer lesiones denominadas gummas en la piel, los órganos internos, las superficies óseas o mucosas. Los síntomas de la sífilis terciaria son problemas de coordinación, parálisis, entumecimiento, ceguera gradual, demencia, lesiones en las articulaciones y enfermedad cardiaca. Estos daños pueden ser suficientemente serios como para provocar la muerte.

Complicaciones:

La sífilis aumenta el riesgo de adquirir el VIH y transmitirlo. Un tercio de los embarazos de mujeres con sífilis no tratadas presentan problemas como ser aborto, parto prematuro y mortinato. De ese porcentaje un tercio dará a luz a bebé con sífilis congénita. La mayoría de los bebés con sífilis congénita son asintomáticos en el nacimiento. Las manifestaciones comienzan a aparecer en la tercera a octava semana después del embarazo y pueden incluir resoplos, vesículas ampollosas en palmas y plantas, esplenomegalia, palidez, inflamación de las articulaciones con o sin pseudoparálisis, ictericia, erupciones cutáneas y dificultad para desarrollarse.