You Tube  facebook

sitemap

Imprimir

Clamidia

La infección por clamidia está causada por una bacteria, Chlamydia trachomatis. Se transmite a través del sexo vaginal, anal y oral. Las jóvenes son particularmente susceptibles a contraer clamidia dadas las características de las células que recubren el canal cervical. La clamidia puede transmitirse de madre a hijo durante el parto.

Presentación:

Alrededor del 75 por ciento de las mujeres y 50 por ciento de los hombres infectados con clamidia son asintomáticos. Los síntomas, si hubiera, en general aparecen entre una y tres semanas después de la infección.

En las mujeres, los síntomas pueden incluir:

  • Flujo vaginal anormal
  • Sangrado poscoital
  • Sangrado entre los ciclos menstruales
  • Dolor abdominal

En los hombres, los síntomas pueden incluir:

  • Secreción uretral
  • Ardor o prurito alrededor del meato (abertura) del pene
  • Ardor al orinar
  • Inflamación y/o dolor en los testículos
  • La clamidia puede infectar el revestimiento del recto durante el sexo anal lo que causa proctitis. La clamidia también puede encontrarse en la garganta de mujeres y hombres después de sexo oral con una pareja infectada. 
Nota: El linfogranuloma venéreo también es causado por la clamidia, pero por un serotipo diferente.

Complicaciones:

La clamidia no tratada puede derivar en complicaciones graves y permanentes en hombres, mujeres y bebés. En el 40 por ciento de las mujeres con clamidia no tratada, la infección derivará en EPI.

En los hombres, la clamidia causa infección uretral, que puede progresar en epididimis, generando dolor, fiebre, infección crónica y, potencialmente, esterilidad. Tanto en hombres como mujeres, la presencia de una infección por clamidia puede aumentar el riesgo de contraer el VIH o transmitirlo.  La evidencia indica que las infecciones por clamidia pueden derivar en parto prematuro. Si al momento del parto la madre tiene clamidia, la infección puede pasar al bebé y ello resultar en conjuntivitis neonatal y neumonía. En general, la conjuntivitis se desarrolla 5 a 12 días después del nacimiento pero puede llegar a tardar hasta 30 días. El bebé también puede desarrollar neumonía por clamidia entre uno a tres meses de haber nacido.